Conecta con nosotros

Opinión

Necesario reconstruir relaciones sociales para evitar violencia intrafamiliar

Publicado

el

Photo: Internet

Derivado del aislamiento (quédate en casa), para evitar contagios del COVID-19, desafortunadamente tenemos en México, que tres de cada 10 mujeres han sido víctimas de violencia física dentro del hogar. Esta cruel realidad ha provocado que varias organizaciones que luchan por los derechos de las mujeres consideren que la cuarentena es un detonante mayor que intensifica los ataques contra ellas.

La Secretaría de Gobernación, por parte del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México, tiene el registro de que nueve de cada 10 personas que son violentadas en el hogar son mujeres y 1 de cada 4 es testigo de otras mujeres que también sufren violencia. Asimismo, el 66% es por violencia física y 22% por violencia psicoemocional. 

Las mujeres, niñas y niños están en peligro donde deberían estar a salvo: en casa. La violencia, el acoso, el hostigamiento y la discriminación siguen siendo problemas latentes, por ello hay que detenerlos a tiempo y evitar que haya más víctimas de delitos que, en muchos casos, se quedan impunes.

No solamente la legislación nacional se ocupa de la violencia contra la mujer, sino también la internacional. La Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, “Convención De Belem Do Para”, define a la violencia contra la mujer en su artículo 1º, que a la letra dice:

“…Para los efectos de esta Convención debe entenderse por violencia contra la mujer cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como en el privado”.

En el artículo 2º, describe las formas en que la mujer es violentada y los lugares en los que se lleva a cabo, a saber:

“…Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:

 a. que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;

 b. que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar, y

 c. que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, donde quiera que ocurra”.

El artículo 3º, dice que: “…Toda mujer tiene derecho a una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado.

Mientras tanto, el artículo 4º, detalla los derechos que tiene la mujer:

“…Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos.  Estos derechos comprenden, entre otros:

 a. el derecho a que se respete su vida;

 b. el derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral;

 c. el derecho a la libertad y a la seguridad personales;

 d. el derecho a no ser sometida a torturas;

 e. el derecho a que se respete la dignidad inherente a su persona y que se proteja a su familia;

 f. el derecho a igualdad de protección ante la ley y de la ley;

 g. el derecho a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos;

 h. el derecho a libertad de asociación;

 i. el derecho a la libertad de profesar la religión y las creencias propias dentro de la ley, y

 j. el derecho a tener igualdad de acceso a las funciones públicas de su país y a participar en los asuntos públicos, incluyendo la toma de decisiones”.

El artículo 6º, señala: “…el derecho de toda mujer a una vida libre de violencia incluye, entre otros:

 a. el derecho de la mujer a ser libre de toda forma de discriminación, y

 b. el derecho de la mujer a ser valorada y educada libre de patrones estereotipados de comportamiento y prácticas sociales y culturales basadas en conceptos de inferioridad o subordinación”.

Por lo anterior, en México y en todo el mundo es necesario seguir trabajando en materia de prevención de este delito. Hay que estar bien informado a través de las múltiples formas de comunicación. Asimismo, es  importante generar la cultura de la denuncia e informar sobre los sitios en los cuales las mujeres, niñas y niños víctimas de violencia pueden realizar dichas denuncias, pero, sobre todo, que ningún caso quede impune.

Se pueden construir otros modos de vida, libres de violencia de género y en un entorno incluyente y pacífico, por ello tenemos que fomentar un ambiente familiar de respeto y no tolerar situaciones de violencia de ningún tipo.

Es necesario fortalecer las medidas de atención y protección a víctimas, se deben reforzar las acciones de prevención en términos de la reconstrucción de las relaciones sociales y de género que están siendo expuestas durante este periodo de “quédate en casa” que permita erradicar este problema durante el tiempo que dure la pandemia y evitar que continúe posterior a que termine.

“Esta ansia irracional de dominio, de control y de poder sobre la otra persona es la fuerza principal que alimenta la violencia doméstica entre las parejas”. Luis Rojas Marcos

Continuar leyendo
Deja tu comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Opinión

El renovado abandono a Xóchitl

***Miguel Ángel Romero Ramírez

Publicado

el

Las expectativas nunca fueron altas, pero siempre hay espacio para la novedad. Sin embargo, no fue el caso del primero de los tres debates rumbo a la sucesión presidencial de México.

La conclusión es demoledora para aquellos sectores que están en contra del partido en el poder: su candidata, es decir, Xóchitl Gálvez, es pésima y no ha logrado encarnar el coraje necesario para combatir a una administración que en los hechos ha sido un fracaso.

El sentimiento de desesperanza se acentuó entre las personas que apoyaban al Frente opositor luego de haber visto su desempeño por televisión y en redes sociales.

¿Cómo escapar de la militarización que implantó un gobierno que se dice de “izquierda”? ¿Hacia dónde acudir cuando los datos demuestran que se pudo evitar la muerte de 224 mil mexicanos si no fuera por la negligencia de Andrés Manuel López Obrador y el manejo criminal de Hugo López-Gatell durante la pandemia de Covid-19? ¿Qué opción tienen los votantes que ven con repulsión la corrupción en Segalmex (representa más del doble de la Estafa Maestra) o el desastre ecológico del Tren Maya con los hijos del presidente señalados como cabilderos y “hombres de negocios”?

¿Qué pueden hacer las personas que han sufrido con AMLO el dramático desmantelamiento del sector salud si Claudia Sheinbaum promete continuidad? Los datos de la investigación de Nayeli Roldán en su trabajo especial para Animal Político “No fuimos Dinamarca” son brutales pues demuestran que el “gobierno más humanista” no sólo abandonó a los más vulnerables sino que tampoco ahorró y lo que sí hizo fue crear nuevas redes de corrupción.

¿Qué opción tendrán en la boleta electoral aquellas personas que no están de acuerdo con que en 2022 hubo 44 millones de consultas menos que en 2018; medio millón de personas no tuvieron la cirugía que necesitaban y no se realizaron 20 millones de estudios de laboratorio con más de 45 millones de recetas sin surtir? ¿Alguien se siente orgulloso de esto? Más de 500 mil niños sin vacunar en 2019 por desabasto.

Es previsible que el natural desencanto democrático se traduzca en abstención el próximo 2 de junio. Ha sido palpable que la expectativa sobre el proceso electoral es casi nula. La mayoría de encuestas post debate son ridículas y parten de muestras ínfimas (470 a mil personas) que de ninguna manera son representativas sobre los 100 millones de ciudadanos llamados a participar. El debate fue visto por apenas por 13.7 millones de personas.

Mientras los propagandistas juegan a instaurar en medios de comunicación la “inevitabilidad” del triunfo de la candidata oficialista Claudia Sheinbaum e intentan borrar el récord de homicidios en este sexenio (más de 183 mil) en la oposición no atinan a diseñar un encuadre narrativo que, al tiempo que sea atractivo y busque atraer a los decepcionados y a militantes de Morena, también sea relevante y trascendente en medio de una contienda electoral muy particular en donde el principal protagonista sigue siendo el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien de forma sistemática y flagrante se mantiene violando la ley electoral por encima de cualquier institución.

Bajo este panorama, el renovado abandono a Xóchitl por parte de líderes de opinión, intelectuales y personajes de los medios de comunicación derivado de su decepcionante participación en el primer debate es un mal presagio, pero es totalmente merecido. La candidata no reúne el coraje de quienes han sido afectados por la administración. Puede tener la información y los datos del fracaso gubernamental, pero tanto ella como su equipo no han logrado articularlo.

Existen quienes buscan ser benévolos con la candidata respaldada por el PRI, PAN y PRD, pero esos mismos pierden de vista que en esa incapacidad de autocrítica está la complacencia de la derrota. Esta nueva condición por la que atraviesa es, a su vez, una excelente oportunidad para que ella pueda demostrar si es capaz de superar la adversidad y configurarse como una líder que merece encabezar un Estado como el mexicano.

Todavía no termina la campaña, pero este primer debate puede significar o el parteaguas, por las acciones que tome hacia adelante, o como la confirmación de su fracaso anticipado que se muchos le asignaron por las formas y el proceso mediante el cual se convirtió en candidata.

***Miguel Ángel Romero Ramírez

Analista y consultor político. Por más de 12 años, creador de estrategias de comunicación para el sector público y privado. Licenciado en comunicación y periodismo por la UNAM y maestro en gobierno por el Instituto Ortega y Gasset. Observador del uso de las nuevas tecnologías y su impacto en la democracia.

X: @MRomero_z

Continuar leyendo

Opinión

Mal uso de redes sociales, principal amenaza del mundo

*** Miguel Ángel Romero Ramírez

Publicado

el

Cuando usamos una red social habría que empezar por asumir que la conversación ya está siendo moderada y filtrada. Es decir, el corporativo privado sobre el cual fincamos de forma errónea nuestra libertad de expresión –llámese Facebook, X, Instagram o TikTok– representa en sí mismo un espacio regulado por algoritmos diseñados por los dueños del negocio.

Sin tener aún total claridad sobre las consecuencias de ello, el mal uso de estas plataformas es visto hoy día como la principal amenaza para la humanidad, de acuerdo con el World Economic Forum.

La pregunta más sensata para estos momentos es: ¿quién modera a los moderadores?, toda vez que la supervivencia de las sociedades pasa por transparentar, revisar y afinar los mecanismos y los lineamientos éticos sobre los cuales las big techs como Google, X, Meta y TikTok desarrollan y aplican los algoritmos que definen lo que miles de millones de personas puedan ver y discutir desde sus smartphones.

¿Puede el poder civil inmiscuirse en los asuntos de un negocio privado? Los expertos y las autoridades sostienen que sí por los alcances y consecuencias.

Cuando Google, hace más de dos décadas, afinaba su buscador y este arrojaba resultados claramente racistas o xenófobos el argumento de sus entonces desarrolladores era que la plataforma simplemente respondía a lo que sus usuarios pedían.

En otras palabras, Google no era racista sino, más bien, el motor de la plataforma se entrenaba con los millones de búsquedas que realizaban personas racistas. La herramienta era entonces un simple reflejo de la sociedad

Sin embargo, con el paso del tiempo, las plataformas (no solo Google) han evolucionado e incorporado nuevas herramientas de “autocontrol”, las cuales, aunque poco transparentes, tienen –supuestamente– como objetivo regular este tipo de deformaciones sociales.

Pero entonces: ¿qué tipo de sociedad quieren moldear los nuevos algoritmos de las big techs? La lucha por conocer esa información se vuelve cada vez más estratégica para la supervivencia humana, que es trastocada en todos sus ámbitos por estos corporativos privados.

Por ejemplo, la plataforma X que lidera el visionario pero controversial empresario Elon Musk parte de un concepto totalmente distorsionado en lo que se refiere a la libertad de expresión. En su filosofía todos tienen el derecho de expresar lo que les venga en gana no importando sus implicaciones. Dicho de otra manera, los controles son totalmente laxos y la plataforma se ha vuelto una venta de oportunidad para el antisemitismo, supremacistas blancos, racistas, xenófobos y pronazis.

Desde su punto de vista, X es la panacea dentro del ecosistema digital porque ahí sí es posible ejercer a plenitud el derecho a la libertad de expresión; sin embargo, esa posibilidad termina cuando la plataforma misma es criticada.

A inicios de semana, Charles Breyer, juez federal de California, Estados Unidos, desestimó una demanda que X había interpuesto en contra del Centro para Contrarrestar el Odio Digital (CCDH, por sus siglas en inglés), luego de que dicho organismo publicó un informe en el que evidenció que X no actuaba en contra del 99% de sus cuentas premium que incitaban al odio.

En un comunicado, el director y fundador de la organización, Imran Ahmed, acusó el intento intimidatorio del hombre más rico del mundo y se pronunció por la protección del derecho de los ciudadanos por conocer las decisiones que las plataformas toman a puerta cerrada y que impactan en la democracia, los derechos y las libertades civiles fundamentales.

*** Analista y consultor político. Por más de 12 años, creador de estrategias de comunicación para el sector público y privado. Licenciado en comunicación y periodismo por la UNAM y maestro en gobierno por el Instituto Ortega y Gasset. Observador del uso de las nuevas tecnologías y su impacto en la democracia.

X: @MRomero_z

Síguenos en nuestras redes sociales!

www.facebook.com/ArzateNoticias 

www.twitter.com/ArzateNoticias

Continuar leyendo

Opinión

Fake news, principal protagonista en elecciones de México y el mundo

***Miguel Ángel Romero Ramírez

Publicado

el

Ciudadanos de 64 países del mundo acudirán a las urnas este 2024. En términos poblacionales se estima que la mitad de la humanidad está llamada a renovar a sus gobernantes. El diagnóstico, de momento, es poco alentador: la crisis democrática es el común denominador. Los individuos construyen sociedades cada vez más endebles.

México tiene su cita el próximo 2 de junio, fecha en la que, al igual que en otras latitudes, la recomposición y distribución del poder tienen en los algoritmos de las plataformas digitales, no solo un factor novedoso, sino también al de mayor incidencia.

La advertencia ha cobrado relevancia. Recientemente el World Economic Forum catalogó a la desinformación como el principal riesgo actual para el orden mundial, por encima de las catástrofes naturales que tanta destrucción y muerte han provocado derivado del calentamiento global.

“El informe sugiere que la difusión de información errónea y desinformación en todo el mundo podría dar lugar a disturbios civiles, pero también llevar a medidas de censura por los gobiernos, aumento de la propaganda doméstica y controles sobre la libre circulación de información”.

En ese sentido, México puede configurarse como caso de estudio prototipo. Su sociedad, como en el resto del mundo, ha construido su derecho a la libertad de expresión sobre plataformas privadas como YouTube, X, Facebook, Tiktok o Instagram.

Tanto el gobierno, en este caso representado por Andrés Manuel López Obrador, como sus opositores, el Ejército, así como la sociedad civil organizada y poderes fácticos como son la Iglesia, el narcotráfico y los empresarios, discuten y buscan incidir en la vida pública a partir de estos nuevos canales de comunicación en medio de una guerrilla digital totalmente dispar.

La pregunta sobre cómo funcionan dichas plataformas digitales en medio del proceso electoral es relevante. Lo es para los 64 países en el mundo que van a elecciones. El análisis no puede quedarse solo en una aritmética de consultor electoral que prioriza convertir los millones datos y los likes que arrojan dichas redes sociales en votos. Sino más bien, revisar cómo el individuo inmerso en una aldea global que le permite conectarlo con el resto del mundo, a su vez, lo limita, bloquea y le impide construir o encontrar similitudes con aquellos con los que por cercanía física debe construir sociedad.

Al respecto, distintos análisis y estudios han confirmado que parte del modelo de negocio de las big tech: YouTube, Google, X, Tiktok, Meta (Facebook, Instagram, Whatsapp) radica en la polarización y en la creación de burbujas distorsionan la realidad del usuario. A mayor tiempo que un usuario esté dentro de las aplicaciones mayor es el rendimiento en términos comerciales, pues se incrementa la posibilidad de exposición a la publicidad.

Para lograrlo, los algoritmos están diseñados para engancharnos y, está comprobado, que para ello hay dos formas muy útiles que escarban en lo más primitivo del ser humano. La reconfirmación de nuestras ideas, por un lado, y el miedo, por el otro. Es decir, las plataformas priorizan que veas el contenido que reconfirma tus valores e ideología, con usuarios muy similares a ti, pero también identifica las temáticas que pudieran generarte miedo y te llamen a interactuar o desprestigiar.

En medio de un proceso electoral, los usuarios atrapados en las plataformas digitales serán presa de la desinformación con contenidos que le validan sus principios y creencias, mientras que también padecerán interactuar con sus miedos y fobias; entre los preferidos están los migrantes, las teorías conspirativas, el crimen organizado, así como todas las personas que se encuentren del otro lado del espectro ideológico partidista.

El debate de fondo sobre la influencia de las plataformas digitales en el mundo es novedoso pero se debe fortalecer con nuevos enfoques y encuadres en los que de inicio se reconozca el error de ejercer la libertad de expresión sobre corporativos privados y, en segundo nivel, cómo las distintas plataformas digitales diseñan los algoritmos que terminarán por definir los términos del debate de los asuntos públicos y cómo ello impacta en la reconfiguración de las sociedades que tienen como una de sus necesidades redistribuir el poder entrar los gobernantes.

***Analista y consultor político. Por más de 12 años, creador de estrategias de comunicación para el sector público y privado. Licenciado en comunicación y periodismo por la UNAM y maestro en gobierno por el Instituto Ortega y Gasset. Observador del uso de las nuevas tecnologías y su impacto en la democracia.

X: @MRomero_z

Síguenos en nuestras redes sociales!

www.facebook.com/ArzateNoticias 

www.twitter.com/ArzateNoticias

Continuar leyendo