Conecta con nosotros

Opinión

Ver a la CFE “todopoderosa” es una ilusión

Publicado

el

Con la iniciativa que presentó la semana pasada el Ejecutivo Federal para la reforma constitucional a los artículos 25, 27 y 28 en materia energética, el presidente Andrés Manuel López Obrador pretende regresar la figura monopólica a la empresa estatal generadora, transportadora y distribuidora de electricidad.

Se trata de una contrareforma a los cambios constitucionales que tuvieron un alto costo político para el gobierno priista de Enrique Peña Nieto. Lo ridículo de este asunto, entre muchos otros, es que la iniciativa podría obtener el apoyo que necesita justamente de los legisladores del Partido Revolucionario Institucional.

Pero no voy a abordar los temas políticos, de eso se ocupan otros espacios. Desde que inició larga campaña por la presidencia, López Obrador se manifestó por el rescate de las paraestatales más importantes del país: Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

En sus intentos por alcanzar ese rescate, presentó iniciativas para evitar que CFE aumentara su participación en la generación de energía eléctrica que había sido limitada al 38% del total, porque los privados ofrecían mejores condiciones en la tarifa eléctrica y tecnología amigable con el ambiente por el uso de gas natural, y energía eólica y solar, principalmente.

Ahora, la reforma pretende que CFE eleve su participación a 54% en la generación, lo cual sería positivo sino fuera porque, salvo las grandes hidroeléctricas -que los ambientalistas no consideran como energía limpia-, la empresa del Estado tiene pocas opciones para generar energía limpia y renovable.

Con los cambios legales, se va a reintegrar a la empresa ya que se eliminarán las subsidiarias y filiales, con lo cual ojalá se eliminen duplicidades de funciones, se reduzca la burocracia y se logren eficiencias operativas.

Sin embargo, CFE volverá a ser juez y parte porque el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) volverá a sus dominios y podrá volver a planeación y control del sistema eléctrico nacional.

Lastimosamente, plantea la eliminación de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), lo cual dará al traste con la regulación de los participantes del mercado. Ya sabemos que a este gobierno no se le da la transparencia y rendición de cuentas, así que será un paso hacia el pasado, con decisiones unilaterales y turbias.

Al hacer a un lado a las energías renovables, México violaría el Acuerdo de París y tardaría muchos más años en cumplir con las metas de reducción de emisiones contaminantes y aumento en el uso de energía renovable.

Tratándose de la energía, un servicio estratégico lo más deseable sería tener una empresa estatal fuerte y capaz de enfrentar la competencia del sector privado, pero está visto que eso podría llevar tiempo y millonarias inversiones que el Estado no tiene, así que la súper y “todopoderosa” CFE que están imaginando Andrés Manuel López y Manuel Bartlett sólo quedará como una ilusión porque se le vendrán litigios en cortes internacionales por los negocios que quitará a las empresas -especialmente desarrolladoras de energía renovable- con las que se asumieron compromisos comerciales.

Si la iniciativa prospera en el Congreso de la Unión y en los Congresos estatales que necesita para el cambio constitucional, la CFE tendrá el enorme desafío de cumplir las necesidades de un mercado creciente de energía eléctrica.

Esperemos que no haya “incendios de pastizales” o “complots” que se le atraviesen en el camino que deriven en cortes y apagones, como ha sucedido en otras naciones que sueñan con la soberanía energética.

Continuar leyendo
Deja tu comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Infome riesgoso de AMLO

Publicado

el

*Quiere Zócalo repleto 

* Alto riesgo de contagios 

En tanto, Japón anunció que suspenderá la entrada de todos los extranjeros, por los nuevos casos de la variante identificada hace días por investigadores en Sudáfrica que ya previenen a Hong Kong, Australia y Portugal.  

Las autoridades portuguesas indagan si algunas de las infecciones detectadas podrían ser de los primeros casos de la transmisión local de la variante fuera del sur de África. Ya se coló a Canadá y en el norte de México. 

Estas son acciones reveladoras de la precaución de esos países, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha pedido “prepararse para lo peor” por la aparición de la variante ómicron. Ya se actúa en consecuencia. 

El riesgo que plantea globalmente la variante ómicron del coronavirus es “muy alto”, advirtió la Organización Mundial de la Salud en un informe sobre esta nueva cepa del SARS-CoV-2. Un aviso fatal y amenazante. 

Nuestro presidente y su soporte oficioso Hugo López Galtell, en la misma postura de cuando se inició la batalla de la primera manifestación del Coronavirus en el mundo, desdeñaron el cubre bocas e invitaron al público a abrazarse, divertirse como si nada ocurriera. Ya enfrentamos las consecuencias. 

Todo indica que no representa nada el que la cifra oficial es al momento de 293,897 muertes causadas por la enfermedad del coronavirus. Aunque hay otros datos reales de investigadores de prestigio, que la sobrepasan casi al doble.  

El presidente le da prioridad a su informe en el tercer año de su gobierno y cita para mañana al Zócalo a población abierta y ya preparan el acarreo, sistema heredado de los gobiernos neoliberales, que tanto critica. Quieren ese escenario a reventar y que las loas resuenen desde el centro de la capital. 

El presidente, llamó a llenar el Zócalo de la Ciudad de México para mañana, en donde rendirá un informe que lo emociona.

Lo último, el mandatario insistió en que no hay información sólida sobre la peligrosidad de la variante frente a otras mutaciones del virus que ha provocado la pandemia y descartó un nuevo cierre de actividades económicas. Qué diferencia a las acciones de los países civilizados; por eso nos llaman “tercermundistas. 

Lo que se advierte es que primero están los aplausos, copar el Zócalo “no le aunque” sin sana distancia, si hay contagios, habrá palazos y llantos en los panteones y sólo serán estadísticas frías y noticia y “san se acabó”.

¿Por qué no se pensó en un informe desplegado con la tecnología digital de inmenso alcance, las televisoras, la radio y los medios? No, se busca la adrenalina emotiva de la ovación cual torero triunfal en la plaza, que, a decir verdad, es tan fugaz como el momento que se vivirá en la plancha con un riesgo masivo infinito.   

rrrart2000@hotmail.com y Facebook  

Continuar leyendo

Opinión

Mancera y los Serna

Publicado

el

*Pasarela de enlodados 

* Edificios, casas y terrenos 

Corrupción: Es indicativo del mal uso de un funcionario de su autoridad y los derechos que se le confían, oportunidades, conexiones para beneficio personal, contrario a la ley y los principios morales. La corrupción también es soborno de oficiales, su pudrición, cohecho, que es típico en las padillas. 

La Policía de Investigación de la Fiscalía General de Justicia de la CDMX, detuvo a Julio Cesar Serna, uno de los más allegados a Miguel Ángel Mancera, exjefe de Gobierno capitalino, hoy senador. El detenido, su hermano Luis Ernesto y el extitular, formaron el trío más poderoso del Gobierno de la capital. 

Los hermanos Julio Cesar Serna Chávez y Luis Ernesto, amigos de la infancia de Miguel Ángel Mancera, fueron colaboradores de su gobierno del primer círculo del ahora senador del PRD. Julio fue coordinador de la Central de Abasto entre 2015 al 2017. Su poder en la administración siempre resonó como campana. 

 Eran famosos los hermanos Serna en los tiempos de Mancera como la antesala para llegar al despacho del jefe, quienes buscaban cargos en la administración, negocios millonarios que tuvieran la aceptación del titular del Gobierno de la CDMX. Su influjo era tan rimbombante que traspasaba toda discreción. 

 Los Serna transmitían órdenes a los funcionarios de la administración por su cuenta, todos conocían la cercanía e influencia con el facultativo. Casi Nadie osaba argüir bases legales para sus exacciones y muchos pagaron con el despido. Un poder cedido sin limitaciones. 

 Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, desde 2018, reportó que “en varios de los edificios que se analizaron aparecieron nombres ligados con autoridades del gobierno de la Ciudad de México.  

 Entre ellos familiares de Simón Neumann, quien fue titular de la Seduvi al inicio del gobierno de Mancera, así como Fernando Méndez Bernal, quien fue presidente del Colegio de Arquitectos y en ese año, asesor del director de la misma Seduvi, Felipe de Jesús Gutiérrez”.  

 La revista Proceso de 2018, sintetizó magistralmente al trío indomable en sus páginas: “A Miguel Ángel Mancera y los hermanos Serna Chávez –sus subalternos cuando estuvo al frente del gobierno capitalino– los une algo más que una añeja y sólida amistad. Desde sus años mozos los tres compartían el gusto por los aviones y las carreras de autos, pero sobre todo por la acumulación de bienes inmuebles. Hoy, cobra vigor el señalamiento. 

 En cuanto a edificios, casas y terrenos suman decenas entre los tres, tantos que el espacio no alcanza, tanto el costo multimillonario de los mismos a nombre de familiares sin capacidad económica, que delata su papel de prestanombres.  

 La detención de Julio Cesar Serna, seguro sigue Luis Ernesto y por ahora, Miguel Ángel Macera, protegido por el fuero de senador, tendrá que hablar en medio de una vorágine vertiginosa que lo envolverán a partir de ya en el escándalo que arrastrará muchos enlodados en este caso. El tiempo corre y sabremos más. 

 rrrart2000@hotmail.com y Facebook  

Continuar leyendo

Opinión

Meméxico lindo y…

Publicado

el

¿Qué camino está tomando México bajo la administración del gobierno morenista? Estas últimas semanas nos ha dejado dos hechos que deben preocuparnos como mexicanos y que en nombre de la soberanía nacional han atentado en contra de la democracia, las leyes, instituciones y sobre todo la transparencia.

El primero de ellos ocurrió el 20 de noviembre pasado, cuando el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, en un hecho inédito, defendió el proyecto de transformación encabezado por el presidente López Obrador, poniendo con ello en peligro la democracia al inmiscuir al Ejército Nacional en un proyecto político, cuando su principal deber es defender la seguridad nacional.

“Las Fuerzas Armadas y la Guardia Nacional vemos en la transformación que vive nuestro país el mismo propósito de las tres primeras transformaciones, el bien de la patria. Se enfoca en desterrar la corrupción, procurar el bienestar del pueblo, el progreso con justicia, la igualdad, el crecimiento económico, educación, salud y seguridad entre otros rubros. Como mexicanos, es necesario estar unidos en el proyecto”.

Estas palabras, que pasarán a la historia, deben tomarse con la mayor seriedad, pues como es sabido el inicio de las dictaduras que tanto han lastimado a naciones hermanas como Cuba, Venezuela o Nicaragua, han iniciado con la injerencia de las fuerzas armadas en materia política-partidista.

Es bien sabido que el Ejército Mexicano se ha convertido en el principal constructor de los megaproyectos del Gobierno federal, además de que se le han asignado millones de pesos en su presupuesto para combatir la inseguridad, propósito en el que han fracasado rotundamente, sólo basta ver los cuerpos colgados en puentes y árboles en diversos municipios de Zacatecas.

El segundo hecho fue el acuerdo publicado por la Presidencia de la República el lunes 22 de noviembre, en donde se declara asunto de seguridad nacional los proyectos de infraestructura del gobierno, obstruyendo claramente el escrutinio de las obras y proyectos de la administración lópezobradorista.

Ya muchas organizaciones políticas, empresariales y civiles han levantado la voz en contra de este decreto presidencial, el cual pretende tapar la corrupción que hay en la asignación de contratos, sobre todo en un caso particular: el aeropuerto Felipe Ángeles.

La rendición de cuentas y la transparencia regresan a los tiempos de la llamada “dictadura perfecta”, en donde la opacidad y la corrupción permeaban a las altas esferas del poder. Dirían los clásicos que ni Peña Nieto, ejemplo vivo de la corrupción rampante, se atrevió a tanto para tapar los moches de su gobierno.

Pero qué camino sigue López Obrador, el del dictador tirano que se asume como héroe del pueblo bueno y sabio, aunque la realidad lo muestre como un tirano que en tres años ha generado millones de pobres, o el del hiperpresidencialismo, en donde sólo su voz tiene la razón, todo lo abarca y todo lo puede. En opinión de este periodista creo que cualquiera que sea el camino el único perdedor es México.

Continuar leyendo