Conecta con nosotros

Opinión

Compra de Deer Park decisión correcta, pero…

Publicado

el

  • Si Pemex decide aplicar una política de austeridad y tratar a Deer Park como una extensión del actual gobierno populista será un pésimo negocio.

Persistentes han sido las críticas al gobierno de Manuel López Obrador por la compra de la refinería Deer Park, en Texas, con lo que México pretende disminuir su dependencia energética, que es una de las principales preocupaciones ¿o aspiraciones? de la actual administración federal.

Desde 1993 Pemex adquirió 50% de las acciones de Deer Park y la otra mitad estaba en manos de la angloholandesa Shell. Ahora, después de obtener los permisos de las autoridades reguladoras de Estados Unidos, la empresa mexicana será propietaria única.

Hay quienes podrían pensar que comprar una planta para refinar combustibles fósiles es una mala idea, ya que el mundo se mueve hacia los autos eléctricos y las energías renovables, pero el consumo de gasolinas se mantendrá activo hasta el 2050, de acuerdo con las previsiones de especialistas, así que México tiene todo ese horizonte de tiempo para recuperar su inversión y abastecer el creciente mercado de combustibles automotrices.

Desde la gestión de Carlos Salinas de Gortari que compró las acciones de Deer Park y desmanteló la refinería de Azcapotzalco porque representaba un foco de contaminación para la Ciudad de México y área conurbada, todos los gobiernos sólo contemplaron el aumento en las importaciones de combustibles y el deterioro de las seis plantas refinadoras que, a duras penas, operan en el país.

Apropiarse de la única refinería que, salvo los últimos dos años, ha registrado ganancias, es una correcta decisión de negocio, el problema es que la refinería texana ha sido rentable justamente porque se ha manejado como una empresa y no ha estado expuesta a las decisiones políticas del gobierno mexicano, al esquema fiscal lacerante que ha prevalecido sobre Pemex y la relación laboral que ha mantenido al lastre sindical.

El riesgo está en que Deer Park deje de operar con los estándares y políticas que mantuvo la sociedad Pemex-Shell y que pretendan reducir los salarios, aplicar una política de austeridad y tratar a la empresa como una extensión del gobierno populista, porque entonces podemos olvidarnos de la rentabilidad de la compañía y se convertiría en otro pésimo negocio del sector público.

Por lo pronto, la intención es buena. Adquirir Deer Park por 569 millones de dólares permitirá a México contar con una capacidad de refinación de 340 mil barriles diarios de petróleo (aunque opera al 80% de su capacidad) con una producción diaria de 110 mil barriles de gasolina, 90 mil de diésel y 25 mil de turbosina (combustible para aeronaves).

Hasta el primer trimestre de este año, México importó 413 mil barriles diarios de gasolina y 174 mil barriles al día de diésel, aunque ha alcanzado un promedio de 643 y 318 mil barriles al día respectivamente, por lo que la capacidad de refinación adicional que obtendrá con la compra de Deer Park mejorará la balanza comercial del país.

Es cuestionable que la refinería texana venga con una deuda de 980 millones de dólares, pero aún así es abismal la diferencia entre el costo de inversión y la deuda que absorberá Pemex en comparación con los 8 mil 900 millones de dólares que se destinarán a la construcción de la refinería de Dos Bocas Tabasco.

Continuar leyendo
Deja tu comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Opinión

Meméxico lindo y…

Publicado

el

El tercer desinforme de gobierno subió de nuevo al ring electoral al presidente López Obrador (ya se vislumbra el 2022 y la renovación de seis gubernaturas). Como pez en el agua, el tabasqueño se presentó ante los suyos, quienes como serpientes encantadas vitoreaban cada una de las mentiras, que fueron decenas, que profirió desde su plaza: el Zócalo capitalino.

Como si fuera una estrella de rock, el presidente volvió a lo suyo: hacer campaña, pero se le olvida que desde hace tres años es el Jefe del Ejecutivo, el Primer Mandatario de este país y que sus obligaciones son favorecer a todas las familias mexicanas y no sólo a aquellos que lo siguen con fe ciega, sin importar lo mal que le va a México.

El tabasqueño vive en su mundo llamado “Pejelandia”, un mundo donde todo es bueno y él es el Dios que todo lo puede, tan es bueno lo que pasa en su mundo que se atrevió a exigir el ejercicio democrático de la revocación de mandato, sin decirle a su “pueblo bueno” que él y su partido Morena le negaron el presupuesto al Instituto Nacional Electoral para llevar a cabo esta consulta.

Lo que realmente le importa a López Obrador es aparecer de nuevo en una boleta, que la gente le siga ratificando su popularidad, esa que raya en el 58% de aprobación y, por cierto, también tuvieron Ernesto Zedillo y Vicente Fox. Eso es lo que realmente le importa al oriundo de Macuspana.

A un lado quedan los 3.8 millones de pobres que su gobierno ha generado, de acuerdo con datos del CONEVAL de 2018 a 2020; su frase “primero los pobres” es una falacia, pues si a alguien afectaron sus malas decisiones económicas fue precisamente a ellos, a quienes menos tienen y a quienes no tienen nada.

A un lado también quedaron los 106 mil 532 homicidios dolosos que se han perpetrado en sus 36 meses de gobierno, cifra muy superior a los cometidos, en ese mismo periodo, durante los sexenios de Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón, Vicente Fox y Ernesto Zedillo. Además, su política de “abrazos y no balazos” ha dejado más de 3 mil feminicidios.

Pero que importa el número de muertos y la inseguridad que impera en el país cuando nuestra principal fuerza armada, el Ejército Nacional, se ha convertido en el principal proveedor y constructor de las obras insignia de este gobierno morenista. En su informe, el tabasqueño dice que son pueblo, que no son de elite, pero roban y transan como si lo fueran o peor. Para ejemplo ahí está el Aeropuerto Felipe Ángeles y el “decretazo”.

Podemos seguir enumerando un sinfín de problemas que día a día enfrentan y sufren las y los mexicanos, pero eso que importa, si al presidente lo único que le interesa es sentirse arropado por los suyos, por aquellos que nunca objetan, que nunca cuestionan.

En su informe, López Obrador celebró la revolución de las conciencias, me pregunto: ¿dónde está tal revolución?, porque en el Zócalo capitalino no estuvo presente.

Continuar leyendo

Opinión

La carta de Creel a AMLO

Publicado

el

*Lo invita a trabajar juntos 

* Va con la mira al 2024  

La carta que Santiago Creel, dirigió al presidente, símil de una jugada política con varias aristas que busca incidan en su provecho público al interior del PAN, partido que por los devaneos de su dirigente Marko Cortés, está convulsionado. 

Es una misiva publicada en el periódico El Universal en la que invita al presidente a un acercamiento, algo que se augura imposible dada la beligerancia del mandatario, que sólo acepta tratos con afines de la Izquierda, objeta todo lo demás 

 Creel, lo califica de compañero delucha democrática de 1994, le recuerda el Seminario del Castillo de Chapultepec, antecedente de la Reforma Política de 2006, que permitió la conclusión de una hegemonía de más de siete décadas. Un detalle que para AMLO ya quedó en el pasado y sólo ve su presente y le inquieta su futuro para mantener el poder. 

También con elegancia, Santiago Creel, le recuerda los tres años de su gobierno y detalla circunstancias que vive el país: la violencia, economía acosada externa e internamente como la inflación, la pandemia que no cede y ofrece compartirle reflexiones: “usted quiere el bien de México, nosotros también”. 

Y si como si se pudiera, intenta hacer reflexionar al mandatario, le recordó el 6 de junio pasado en su coalición política obtuvo 20,904,670 votos y la Coalición APN- PRI- PRD, 22,904,604 sufragios. Con eso debió dolerle el estómago al tabasqueño. 

Y adereza: “El pueblo está divido casi por mitades. Ninguno podemos, ni contamos con la legitimidad política para hacer solos, un cambio de régimen trascendente. AMLO, está claro, prefiere la división por eso, la fomenta. 

Es evidente, conociendo al Andrés Manuel actual, él va por todo, no acepta condiciones ni aliados indeseables, al panismo, lo ve como urticaria, lo rechaza en instantáneo, con más vigor al Calderolismo, que lo acusa de haberle robado la elección en 2006. 

Aunque Santiago Creel, cuyo discípulo, es Marko Cortés, se convirtió en enemigo de Felipe Calderón, por haberle arrebatado la candidatura presidencial en 2005. Pero AMLO tasa por igual todo lo que huela o se vea en azul. 

La carta de Creel, tendrá resonancia indudablemente, como será inevitable el rechazo de AMLO y dará mucho que hablar y escribir para dilucidar el fondo de la misma en la que se trasluce la búsqueda de foros del autor con directriz a la contienda interna del albiazul hacia 2024. 

 Franklin D. Roosevelt, fue claro con su frase dejada para posteridad, “En política, nada es casualidad. Cada vez que un acontecimiento surge, se puede estar seguro que fue previsto para llevarse a cabo de esa manera.” 

 Así que Creel, algo busca, hoy diputado y en el escenario; la aceptación o rechazo de MALO, le será favorable, ya tendría el camino de continuar en sus pretensiones para lo que sigue que culmina adentro de tres años. 

rrrart2000@hotmail.com y Facebook  

Continuar leyendo

Opinión

Peter Jackson baja del pedestal a The Beatles y los vuelve mortales

Publicado

el

*Marina Núñez Luna

Días abeatleados, más de 6 horas de un documental de este nivel lleva su tiempo, se trata de “Get Back” cuya traducción sería “volver” y realmente representa el regreso de The Beatles, porque a través del director Peter Jackson nos reecontramos con un cuarteto que no conocíamos, Jackson logra bajar del pedestal y hacer mortales a los Liverpoolenses. La extraordinaria calidad visual te da la sensación de estar al lado de ellos durante las largas horas de grabación de lo que sería su último disco juntos: “Let it be” y el ocaso de sus conciertos en vivo con un cerrojazo de azotea en el edificio de su casa disquera Apple Corps, en 1969.

 Como si el cáncer no hubiera llegado para Harrison ni el asesinato para Lennon.

Por lo menos en este material que estuvo guardado 50 años, la ruptura de The Beatles se resquebraja en términos de mitos y realidades.

Se puede observar un Paul McCartney por momentos autoritario, pero aferrado a sacar el disco y darle continuidad al grupo, un John Lennon, divertido, despreocupado, talentoso, sin cambiarse de ropa en tres días y ahí al lado, su amor asiático: Yoko, pegada como chicloso a Lennon, pero reivindicándose con la historia que la colocó como la bellaca que cometió la osadía de separar al cuarteto, por el contrario convive perfectamente con los integrantes del grupo quienes incluso musicalizan sus gritos, estridentes y terribles, en ningún momento interviene en discusiones o arreglos, siempre al margen de lo que ya se veía como la crónica de una separación anunciada. George Harrison molesto y en continuo roce con McCartney, que incluso le hacen abandonar las grabaciones y un Ringo Starr, inexistente, avaro con su participación, continuamente somnoliento y aburrido.

Aún así, se puede observar el reducto de lo que fueron, bromistas entre si, listeza musical extraordinaria, entendimiento con la sola mirada entre Lennon y McCartney.

Destacan los pasajes familiares, en el estudio, la esposa, la segunda pareja que se acaba de divorciar, la hija latosa, la nueva novia, pero sobre todo es un PRIVILEGIO ser testigo de todo el proceso para componer “Get Back” y “Let it be” Eso si éste trabajo que es el “volver” de The Beatles solo se recomienda para verdaderos fans del cuarteto británico y los muy interesados en conocer el último tramo de la historia musical de John, Paul, George y Ringo en modo de cuatro.

Continuar leyendo